stands feria movilidad

¿Cómo se debe de adaptar una feria a personas con movilidad reducida?

En el manual básico para la organización de congresos y ferias existe un punto que no siempre se desarrolla con todas las garantías. Hablamos de los aspectos que tienen que ver con lograr una accesibilidad correcta para las personas con movilidad reducida.

Como expertos en diseño de stands para eventos, los profesionales que componemos el equipo de Mestalla sabemos que, en ocasiones,  la valiosa contribución de estos visitantes al devenir del acontecimiento en cuestión se ve mermada. Y todo, precisamente por esos impedimentos que han de sortear, no siendo suficiente la atención que se presta a este segmento.

Aunque, en honor a la verdad, también hay que decir que los responsables de las ferias de multitud de sectores inciden cada vez con más ahínco en estas deficiencias, organizando eventos adecuados a las necesidades de estos participantes del evento.

En la actualidad, vemos amplios stands, sin obstáculos, facilitando la estancia de estos asistentes mientras reciben información. Pero cuando se trata de mejorar la vida de las personas con discapacidad, siempre se puede hacer más.

Desde la selección de la sede hasta la tecnología usada para las presentaciones, pasando por la iluminación y las facilidades de acceso a la propia feria o a los baños. Todo detalle cuenta para que las personas con movilidad reducida no tengan que renunciar a nada en la cita correspondiente.

¿Y de qué tiene que disponer el lugar de celebración para adecuarse a sus necesidades? El sitio idóneo ha de presentar, entre otras cosas, entradas sin barreras, rampas con pasamanos, puertas anchas fáciles de abrir y amplios pasillos que permitan la circulación de sillas de ruedas y de asistentes con discapacidad visual acompañados de sus perros guías. Mientras, los baños deben adaptarse también para poder acoger a estos lazarillos. En cuanto a las salidas, también han de mostrar la señalización adecuada y resultar accesibles.

Los ascensores tienen que presentar una extensión generosa, además de una excelente iluminación. Por otro lado, los botones de llamada han de instalarse a una altura prudente para que cualquier persona que acuda a la feria en silla de ruedas alcance a presionarlos. Los números deberán estar diseñados en altorrelieve y en braille. Y es que, el evento perfecto debe hacer más sencilla la presencia de las personas con movilidad reducida. Y estos son tan solo los requisitos mínimos.